Viajera Literaria: ¿Cómo marco mis libros?

lunes, 22 de enero de 2018

¿Cómo marco mis libros?


¡Hola viajeros!

Hace una o dos semanas publiqué una encuesta en mi bookstagram preguntándoles si les interesaría ver un post en el que les contara cómo, qué y porqué marco mis libros y la mayoría votó que sí. Así que lo prometido es deuda y acá estoy para hablar un poquito sobre este tema tan controversial que es el marcar los libros.

Sin más preámbulos, ¡empecemos!

 ¿Cómo empecé a marcar mis libros

Antes que nada les voy a contar porqué empecé a marcar mis libros. 

Hace más o menos un año y medio me encontré con un video en Youtube en el que Clau, la dueña del canal, contaba sus motivos para escribir, dibujar y subrayar sus libros.

En el momento en el que lo vi me pareció una atrocidad. Yo siempre fui de cuidar en exceso los libros. No quería que se doblaran, ni mancharan, ni arruinaran de ninguna forma. Pero un tiempo después la idea me quedó dando vueltas en la cabeza hasta que llegó el día que marqué por primera vez un libro.

Lo hago hace más o menos un año, y el primer libro que marqué fue Abdicación de Anna K. Franco. La razón fue que me encontré con una frase que amaba (y todavía amo) y no quería dejarla pasar, así que la subrayé con regla y lápiz, le coloqué un post it para no perder la página y continué con mi lectura. Pero a medida que avanzaba la lectura, no me convencía para nada como quedaba el lápiz en el libro, casi no se notaba y estéticamente no me gustó, así que me animé, borré el lápiz y subrayé lo que había marcado otra vez pero con lapiceras de colores. 

En el momento me sentí un poquito mal, pero a la vez me gustó mucho como quedaba. Y desde entonces, casi que no puedo leer libros sin dejarles alguna marquita.

¿Por qué marco mis libros?

Los motivos por los cuales marco, subrayo, escribo y a veces dibujo mis libros son varios.

En primer lugar, descubrí que me gusta mucho como se ven estéticamente los libros cuando están marcados de alguna forma. Para muchos parecerán arruinados, pero para mí se ven bellísimos. Parecen más especiales.

El segundo motivo que tengo para marcar mis libros es que de esta forma me es muchísimo más fácil encontrar cosas en él. Mientras que antes perdía tiempo recorriendo las páginas para encontrar algo que me haya gustado, ahora sólo reviso los post its y ahí está todo. Esto me sirve muchísimo si quiero compartir con alguien o en alguna red social algo que me haya gustado de un determinado libro. También me sirve a la hora de realizar las reseñas porque es una forma de regresar y revisar el libro con mayor facilidad.

El tercer motivo por el cual marco mis libros es que creo que es una forma de volverlo más personal. 

La realidad es que si se quiere un libro en perfecto estado, como recién sacado de la librería, se puede comprar un ejemplar nuevo y punto. Pero cuando el libro está escrito, subrayado, dibujado, tiene algún doblez, tiene el lomo quebrado, o se encuentra marcado de alguna forma, quiere decir que alguien lo leyó y lo vivió. Son algo así como marcas de vida que uno le va dejando a sus lecturas y a mí me resulta hermoso.

Personalmente, me gusta muchísimo la idea de prestar un libro y que la otra persona que lo lea pueda ver en qué cosas me detuve, qué estuve sintiendo, qué me impactó, entre otras cosas. Para mí, las cosas que uno marca en ellos crean una historia sobre la historia. 

Amo cuando me prestan un libro y yo encuentro en él cosas que sus dueños marcaron. Es como si la persona estuviera más cerca diciéndote en cada paso "¡Eso me encantó!" "Eso lo odié" "Esto lo quiero recordar" o cosas por el estilo. 

Más que nada es esa sensación de dejarle un pedacito de lo que soy y de lo que siento a cada lectura, para que alguien más la vea o para que cuando yo vuelva a hojear ese libro, me encuentre conmigo misma mostrándome de qué forma la lectura impactó en mí y qué cosas me dejó guardadas en la mente y el corazón. 

Soy un poquito cursi para argumentar el porqué, pero en mi opinión, marcar los libros es una muy buena decisión. No se los arruina, no se los deja e respetar como lectura, solamente se los vive.

¿Qué marco en mis libros?

Yo marco lo que sea que se me ocurra en el momento. 

Al principio solamente subrayaba las frases que me gustaban o me parecían importantes. Pero después de un tiempo empecé a marcar con corchetes párrafos enteros, escenas que me gustaban, diálogos enteros o algunas partes.

Ahora tiendo a marcar cualquier cosa que me haga sentir algo. No importa si es emoción, enojo, felicidad, rabia o decepción. 

Lo importante para mi es destacar que ese momento de la narración me hizo sentir algo.

En ocasiones escribo comentarios al margen o al final de los capítulos, aunque un libro tiene que llegarme mucho para hacer eso, de lo contrario me limito a subrayar y encorchetar.

Hay veces en las que la lectura me recuerda a una canción, película o frase de otro libro, así que cuando es así, lo escribo al margen. Si es una canción suelo poner una frase de la misma y las iniciales del/los artista/s a quien/es pertenece.

A veces tiendo a marcar páginas enteras y otras veces termino marcando una o dos palabritas que pienso que si no las destacara, en el momento de volver a buscarlas me pasarían desapercibidas. 

Otra cosa que hago es ponerle en la primera hoja mi nombre, el mes y año en el que adquirí el libro. Y en la última hoja escribo la fecha en la que terminé de leer el libro. Así, si los releo voy recordando cuando lo hice por primera vez. 

¿Qué uso para marcar mis libros?

Esta es una de mis partes favoritas de este post. 

Yo no soy nada exquisita a la hora de elegir con qué voy a marcar el libro, pero si es necesario que tenga color y se note. 

Lo principal para mi es colocar post its de colores para no perder la página en la que quiero destacar algo.

Aunque a veces se me da por ponerlos de forma que el color combine con la portada, generalmente coloco cualquier color y, aunque es raro porque yo soy bastante organizada, no tengo código de colores para ponerlos. Sencillamente agarro cualquier color y lo pego.

Trato siempre de ponerlos lo más cerca posible del libro para que se vean pero no sobresalgan demasiado porque no me gusta.

Además, los coloco de dos formas. Para marcar solo una frase, escena, párrafo, etc. pongo el post it al costado del libro. Pero cuando me gustó toda una página o capítulo, pongo el post it en la parte de arriba del libro.

Casi todos mis post its están guardados en ese frasquito que ven en las fotos. Me gustó la idea de mostrárselos porque además de que es muy bonito, es buenísimo para no tenerlos desparramados en cartucheras o por toda la habitación.

Están todos ahí y no se pierden, ni doblan, ni arruinan (cosa que me pasaba seguido antes de que mi tía me salvara la vida regalándome ese frasquito).


Amo usar lapiceras y alternar los colores a lo largo del libro.

Aunque las que son de colores sólo las uso para subrayar o encorchetar, si quiero escribir un comentario al margen o al final del capítulo, lo hago con lapicera de color azul común. Usualmente uso un bic trazo fino porque, para mí, es la más cómoda para escribir.

El principal motivo por el cual uso lapiceras es que la tinta no traspasa la hoja y no la mancha del otro lado. (Aunque a veces si la tinta se acumula en la punta puede pasar, así que a eso hay que prestarle un poco de atención.)

Hace un par de meses estaba releyendo Lady Midnight de Cassandra Clare y me dieron muchas ganas de destacar mucho una de la escenas, y así empecé a usar crayones para pintar mis libros.

Lo que más me gusta hacer es encuadrar con regla y lapicera lo que sea que quiero destacar y después pintar el interior con un crayón del mismo color o gama de colores que a lapicera con la que enmarqué. Queda super prolijo y muy bonito. La primera vez que lo hice quedé enamorada y ahora lo hago cada vez que algo de verdad me impacta o emociona mucho. (Porque no, no todo lo que marco se merece ser pintado con crayones de colores)

Hace poco se me ocurrió también usarlos a modo de marcador, y a decir verdad quedan muy bien. Sobre todo si se es una persona a la que no le gusta usar marcadores porque se traspasan pero les gusta como destacan el texto, aunque no es lo mismo, los crayones dejan un aspecto similar al del resaltador.

Todavía no soy partidaria de los marcadores de colores, aunque si los he usado y de hecho, ahora lo estoy haciendo también con mi lectura actual.

Algo que hago cuando tengo muchas ganas de marcar con resaltador, es probar varios haciendo pequeñas líneas en la primera o última hoja del libro, y descarto aquellos que traspasen la tinta al otro lado, así ya se cuales son los que puedo usar en cada libro. Pero como dije, no soy muy partidaria de los resaltadores. Lo principal para mí son lo que ya he nombrado y me encanta usar todas estas cosas para dejarle mi huella a los libros.

¡Espero que les haya gustado el post! 
No se olviden de dejar su comentario y contarme su opinión sobre el tema. 
Además, si marcan sus libros, ¡cuéntenme cómo!

¡Gracias por estar del otro lado! ♥